Hace tiempo que en nuestro país se están empleando las radiaciones ionizantes principalmente en la medicina e industria y la necesidad de que existan regulaciones estrictas que normen su correcto empleo y que establezcan las reglas para garantizar que quienes las manejen posean el entrenamiento adecuado, son las razones que explican la existencia de una Dirección Nuclear dentro de la estructura de la Comisión Nacional de Energía.

Los primeros signos de existencia de una institución que tuviera el objetivo de regular el uso de la energía nuclear datan de la década del 50 mediante la implementación del Reglamento 3432 de fecha 31 de diciembre del 1957 como la Comisión Nacional de Investigaciones Atómicas.

Más tarde se emite el Decreto 244-95 que instituye el Reglamento de Protección Radiológica para cuya aplicación y mediante Resolución 1/97 se determinó aprobar la Norma para la Autorización de Prácticas Asociadas al Empleo de Radiaciones Ionizantes.
En fecha 28-12-06 mediante la Ley 496-06 se deroga la legislación referente a la Comisión Nacional de Asuntos Nucleares y sus funciones pasan a la Comisión Nacional de Energía.

Las prácticas a las cuales se aplica la Normativa son la producción, adquisición, importación, exportación, uso y posesión, con propósitos industriales, médicos, veterinarios, agrícolas, investigación, enseñanza, transferencia, transporte, almacenamiento de las fuentes de radiación ionizante y gestión de desechos radiactivos, así como cualquier otra práctica que pudiera involucrar fuentes de radiaciones ionizantes.

Su labor ha estado orientada a crear una cultura de radioprotección y de seguridad a través de una reglamentación coherente con el avance del país y acorde con la normativa internacional, y tiene la función de establecer un sistema eficiente de control y de vigilancia que garantice la protección del medio ambiente, de los operadores de equipos y del público en general, tanto en el sector público como privado, a nivel nacional.

Para esa labor la Dirección de Energía Nuclear cuenta con las Divisiones de Protección Radiológica, Seguridad Física y de Investigaciones y Aplicaciones Nucleares y dispone del apoyo Internacional para el reforzamiento de sus funciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.