La reforma del sector eléctrico dominicano se inició con la promulgación de la Ley de Reforma de la Empresa Pública No. 141-97 en el año 1997. Con el establecimiento de este marco legal, la empresa eléctrica estatal que operaba un monopolio verticalmente integrado encargado de generar, transmitir, distribuir y comercializar la electricidad, se dividió en tres empresas de distribución, dos de generación térmica, una empresa de transmisión y una de generación hidráulica.

Por medio de la citada ley se permitió la participación hasta en un 50% de inversionistas privados en las empresas de distribución y de generación térmica, asimismo se permitió la instalación de empresas de generación completamente privadas.

La promulgación en el año 2001 de la Ley General de Electricidad No. 125-01 estableció el marco normativo sobre el cual opera el mercado eléctrico dominicano. En esta, se establecen como algunos de sus principios fundamentales: la promoción de la participación privada en el sector eléctrico y la promoción de una sana competencia en aquellas actividades que no posean un carácter monopólico.

El rol del estado se reorientaba a las funciones de planificación y regulación, lo que dio lugar a la creación de la Comisión Nacional de Energía encargada de trazar las políticas energéticas , la Superintendencia de Electricidad como regulador del subsector eléctrico y el Organismo Coordinador, entidad autónoma encargada de planificar la operación del sistema eléctrico y calcular las transacciones comerciales y el Centro Control de Energía que opera en tiempo real del Sistema Eléctrico Nacional Interconectado.

En esta sección encontrarás todo lo relativo a la operación del subsector eléctrico en sus distintas actividades, los distintos planes que se han ejecutado para el mismo; así como las normativas que se han diseñado y emitido para su buen funcionamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.